desiree verlangen

a lifestyle, skincare, makeup and photography blog

Instagram Photos

Ella, again

Esta noche no mira al cielo, ha mirado más lejos y se ha visto reflejada en el infinito. El sol ha huído de ella y la luz de neón le ha mordido la piel. A cambio de un beso ligero le han dado dos botellas de alcohol que se ha bebido a sorbos que quemaban durante tres horas. Pero no sola. Cuando se ha querido dar cuenta, se estaba riendo y contando cosas a medias verdades. La otra mitad se la descubrían con mirar en sus ojos salvajes. Llevaba el pelo enmarañado, ebrio de promesas, largo y suave cuando conseguías tocarlo, antes de que ella te mordiera. Después del mordisco te besaba la mano y no decía nada. Te invitaba a un cigarro y te pedía bailes. Sabía lo que pensabas y te lo susurraba al oído cuando te acercabas. Te retaba a subir más alto, por los paneles de la luz y el escenario hasta el final donde te quedabas suspendido sintiéndote algo más entre todas esas personas. A veces la luz escapaba de su cara, pero sabías que estaba sonriendo. Te acercaba una mano desde el otro lado que no podías tocar y sin embargo, sentías el calor en las llemas de los dedos. Te hacía perder todo lo que no querías tener. Los segundos parecían minutos. Se descalzaba y corría por la carretera mojada perdiéndose entre la niebla y sorprendiéndote metros más allá, con una mueca que quería decir "te estoy esperando y siempre lo haré". Ella no conocía qué era siempre, y sin embargo, lo que entendía resultaba absolutamente real. Era su siempre, y el nuestro. Cuando la perdías solías encontrarla sentada en una acerca cercana, fumándose un cigarro con una mano en el pelo y el humo elevándose con ella. Te hacía sitio y te contaba sus intenciones. Que no la olvidaras, y que tampoco olvidaras esa noche.

Creeme, siempre lo conseguía.






SE NOS HA IDO LA OLLA POR COMPLETO,
Y NOS CREÍAMOS QUE ESTABAMOS CUERDOS.
QUE MÁS DARÁ, SI NO LO ENTIENDEN SON ELLOS...
NOSOTROS SOMOS LUZ, Y ELLOS ESTÁN CIEGOS.



.

Comentarios

  1. Era su siempre, y el nuestro.


    Explosión de sensaciones.

    ResponderEliminar
  2. Y el nunca lo hizo. Nunca la olvido. Sabía que no podía, y no quería. Por que ella, era parte de su Él.


    Sigo esperando ese cigarro que llene el silencio.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Paris.
    Creo que nadie que haya compartido mas de dos minutos con ella podría olvidarla, porque, de algún modo, ella consigue ese para siempre sin el más absoluto esfuerzo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario