desiree verlangen

a lifestyle, skincare, makeup and photography blog

Instagram Photos

True Detective | Death by love.

Death by love. Muerta, muerta de verdad... De y por amor. Llevaba anunciando este tema durante varios dias. True Detective. True Detective... La verdad es que hablar sobre ella me pone en un gran compromiso. ¿Nunca habéis sentido que, de verdad, de verdad de la buena os gustaría sobre un tema pero realmente, os da miedo? Os da miedo porque, quizá, todavía no has terminado de asimilarlo, porque lo tienes demasiado fresco o porque lo tienes en un pedestal muy alto para cogerlo (ni si quiera la silla del tarro de galletas llega, fijáos). Y entonces piensas, ¿Pero cómo demonios voy yo a decir algo relativamente coherente y de calidad sobre esto? ¡Me voy a quedar corta! Pero, kamikaze o valiente he decidido que voy a hacerlo y allá vamos, llenadme la piscina

Como casi todas las cosas que se precien, vamos a empezar por el principio... Y en este caso que nos atañe, el principio resulta ya un mazazo que te deja pegado a la pared. La INTRO. Creo que es una de las mejores cosas que me han pasado en los últimos tiempos. Podría pasarme analizando imagen por imagen hasta que blogger me echara por pesada y me prohibiera la entrada. Cada una de ellas es... Absolutamente paralizante. Y no solo eso si no que, mágicamente, han conseguido la musica PERFECTA para la serie. Y no solo para la propia serie/trama, si no para la ambientación, sus personajes... Es una intro que te hace respirar el aire de Louisiana, el calor, el olor penetrante, la decadencia, el caos, la lucha, todo lo que significa ser redneck sureño. Y lo hace de una manera casi poética afrontando una verdad inherente, no dolorosa, si no asumida, real. Es un vistazo a la depravación del propio ser humano, a la lucha contra sí mismo, a la esperanza, a la mentira, a estar perdido y a no pertenecer a ese mundo (o a ninguno).

Es una pasada. Y me encantaría que le echaseis un vistazo.

(CLIC EN LA IMAGEN PARA VERLO).


Vale, ¿empezáis a entender por dónde voy? Creo que recoge a la perfección el espíritu de la historia que intentan contarnos y... Oh, de qué manera. 


Por cierto, si no lo he dicho antes pues... os lo digo ahora. Sí, es de la HBO.



Vamos a tocar el siguiente tema; los actores. Creo que es el gran punto fuerte de esta serie. Creo que es el motivo por el cual esta serie merece la pena de forma tan colosal. ¿Sabéis quien es Mathew  Mcconaughey? Antes de ver esta serie yo tampoco lo conocía realmente. Gracias HBO por dejar que lo descubramos realmente. Woody Harrelson forma el dúo en el protagonismo de la serie y creo que, en realidad, no necesitan a nadie más. De hecho, qué demonios, la serie también considera que no necesitan a nadie más. 

Es, realmente, un cuadro psicológico de dos detectives sureños que, por motivos de la vida, acaban enlazando sus vidas en torno a un trabajo que los cambiará, consumirá, golpeará, obsesionará y los llevará por caminos de la vida que nunca esperaron, bailando al son de una funesta música de eternidad. 

Y no, no hablamos de temas paranormales. Aunque hayan metido el miticismo, las sectas o un punto de la religión en la trama está muy lejos de la ficción. La TRAMA se convierte en realidad en una excusa para los personajes, no es lo que realmente interesa si no cómo ellos evolucionan, avanzan y viven la vida ligada a ese caso.  True Detective no es una serie con un argumento potente, estilo Lost. Es más el cuadro psicológico de los personajes que, no obstante, no necesitan absolutamente nada más para impulsarla y hacer de ella una verdadera obra a tener muy en cuenta a nivel cinematográfico. Creo que es darle un nivel MUY alto a una serie, cuando la comparas con un largometraje. Uno podría pensar que, bueno, lo tiene más fácil. No obstante, tiene más tiempo para contar lo que quiere y yo digo que muy, muy, muy al contrario. Es difícil contar una historia en una hora y media o dos, pero mucho más difícil es contar esa misma historia en diez u once horas y mantener el nivel tan alto de principio a fin. Que tu sensación sea que estás viendo una película que no quieres acabar es, sencillamente, una gran obra a tener en cuenta. Y dios si lo han conseguido. ¡Dios!.


Y aquí hacemos una pausa. He hablado sobre temas que quizá deberían ir por separado. He mencionado a los personajes, a la trama y a lo que yo considero un "cuadro psicológico".

Bien, vayamos por orden. Contamos con actores de élite, señor, ¡qué actores! A veces creo que Dios existe porque nos deja perlas como estos hombres incluso en los profanos días que corren. Son dos señores de gran tallaje que, de verdad, han sobresalido con matrícula al paso de una serie... Pero, no podemos negarlo, es Mathew quien gana la carrera. ¿Le veis un poquito más arriba? La transformación de este hombre no tiene expresión terrenal. No es una cara bonita, no es un tío interesante... Es un jodido y dichoso actor de una talla astronómica y lo demuestra con casi alevosía. Su personaje le refleja, Rust es el centro neurálgico de este cuadro. Martin es su compañero aunque no se le puede negar el peso y su importancia. No obstante es Rust quien se come la pantalla, la trama, el momento y hasta tu alma. Así, todo junto y sin quererlo.

Aunque parezca una arquetipo de personaje típico /RUSH/ (ya sabéis, una de esas personas que están en el mundo sin saber por qué, porque no encajan en su alrededor, son demasiado inquietos intelectualmente, lo que les lleva al abismo de la vida, a jugar en ambos lados y a salir indemne, a sufrir y a ganarse el aura tan sexy con ella, el que se gana el derecho a dar lecciones morales mientras se emborracha en un bar de carretera casi extinto, ese al que la vida le ha tratado mal y él ha sabido manejarla sin saber del todo bien cómo. De esos personajes que se conocen a sí mismos, a su oscuridad interior y, viven. Viven de verdad. Viven sabiendo lo que hacen. Viven dandole un sentido a una realidad que no la tienen, viven por una vida sin futuro y sin pretensiones... De esos que lo hacen solo porque pueden)... y fácil de interpretar pues bueno. Jé. Os invito a que le deis al play y descubráis que este señor nos lleva un paso más allá dentro de la interpretación. Es indescriptible. Sencillamente, os invito.

Por otro lado me encanta el concepto de MARTY. Rush es, en cierto modo el "esto es lo que te gustaría ser/que fueras/que fuera tu chico" y Marty es, lo que es. Marty es quien tiene una vida mucho más sencilla, tópica. Casado, con dos hijas y llegando a una edad que le asusta se pierde entre lo que es y lo que el cree que querría ser, incapaz de frenar sus impulsos y de romper con la maldición de una vida anodina. Con sus demonios, sus virtudes, no deja de ser lo que somos todos nosotros. Lo que, al llegar a casa, compartimos todos. Y es una pasada la dosis de realidad tan bien llevaba que conlleva. Es, verdaderamente una pasada.

Y tras esto llegamos a la parte de la trama, de nuevo. Dos detectives de homicidios le siguen la pista a un asesino en serie por toda la costa de Louisiana. Durante diecisiete años. ¡Fin de la trama!

Es realmente simple, sencilla y casi anodina si no fuera por los detalles ocultistas y místicos de los que dotan al asesino y al caso. La trama en verdad no importa, en serio. ¡Olvidaos de ella! La verdadera magia de esta serie son sus protagonistas. Son ellos y cómo viven, cómo crecen y como se enfrentan a sus miserables vidas. Y nos hablan a través de ellas.



Quiero llegar al último punto a tratar. La dirección y la dirección de fotografía...

... ¡Pero vamos a ver, ¿quiénes son estos tíos, de donde salen y por qué no se dedican a dirigir todas las películas de este mundo?! Por lo que he podido investigar, Cary Fukunaga es el director durante toda la serie y eso es algo por lo general, ya bastante raro. Esta serie es dichosamente (y bajo el verbo de "dicha") hipnótica. La fotografía es de las mejores cosas que he visto no solo en mucho tiempo si no en la historia del cine.
En definitiva, es una serie densa, cinematográfica, compleja y que requiere todos tus sentidos puestos en ella.
Vamos a resumir los puntos de esta serie, porque merece la pena. Creo que así os vais a terminar de convencer.
1. HBO acaba de decirle al mundo "Que se joda el espectador medio". Te trata de forma inteligente y espera que estés a la altura. Un gran aplauso ante este hecho, por favor.
2. Es completamente hipnótica. 
3. Alabemos a Matthew McConaughey, a sus 450 páginas de redacción para entender a su personaje, 
4. La banda sonora. Dejaos transportar, chicos.

5. Vas a desear ver un capítulo nuevo para ver su Intro. Y sí, como te lo digo. No vas a saltarte su Intro en ninguna de los capítulos.
6. El famoso plano secuencia del que todo mundo habla. Otra demostración de maestría dentro de esta serie (y que me dejó con la boca abierta durante una hora).
7. Sus frases, sus monólogos y discursos. Hacía mucho tiempo que algo no me calaba de forma tan profunda.
8. Y uniéndolo al punto anterior, sus voces. Sencillamente, sus voces. Dejad de hacer que os lo repita y, por favor, descubridlo.







 De verdad, ¿hace falta que os de algún motivo más?

With love,
D.

Comentarios