social icons

search

desiree verlangen

a skincare, makeup and photography blog

otro contenido en el blog

London trip 2015 by Deersiree

Cuando compré los billetes a Londres no me había hecho a la idea de que iba a ir a Londres. Suena estúpido decirlo, pero es que algo de eso tiene. Mi prima llevaba viviendo allí casi un año y hacía por lo menos medio que no la veía. En una situación de caos, de malas y complicadas emociones e inestabilidad general pensé que alejarme de Madrid y de lo que ella conllevaba era una buena idea, así que no lo dudé y compré el billete a un precio casi ridículo con una emoción desproporcionadamente grande en comparación. A pesar de que la situación en mi vida mejoró considerablemente en las semanas posteriores no dudé en coger ese avión y volar y olvidarme de lo que dejaba atrás para conocer ese gran desconocido para mí que era Inglaterra. Pese a que he visto miles de fotografías y he escuchado otras cientos de historias no lo tenía asumido y tampoco iba con una idea clara en la cabeza de lo que iba a encontrarme... Y eso, creo, fue lo que hizo que me resultase mucho más brillante, emocionante y único. No era un destino que yo considerase especialmente atractivo pero lo mismo me pasó con Amsterdam y... salí igualmente enamorada.



Así pues, con una pequeña maleta, menos libras de las que quisiese, ganas de ver mi niña y fotografiar todo lo que pudiese me subí al avión... Y llegué a tierras británicas. Lo siento para los fans de Reino Unido pero he de decir que son unos piratas y ladrones y que esa impresión no se me ha quitado tras visitarla, aunque añadiré que también tuvieron un magnífico gusto al construir Londres y que su arquitectura fue un destello de buen gusto en toda esa vorágine de horterismo y cutrez. Creo que es lo único realmente bueno que tienen los ingleses, su buen gusto para las construcciones. Las de ciudad y las de campo... Se llevan toda mi admiración por eso. Bueno, y por su humor retorcido, en realidad me parecen unos cachondos.

Me pareció una aventura desde el minuto uno. Defenderme con el inglés, que no lo había hablado en serio nunca, conseguir llegar desde las afueras hasta Londres y después reencontrarme con ella... Ha sido uno de los momentos más felices de los últimos meses. Se ha convertido en un tesoro, todo el viaje, de su mano, ha sido un tesoro que no tiene precio. Cada mañana todo lo que nos depararía el día partía de Hammersmith y se extendía hacia todas las posibilidades que nos deparaba la ciudad. El museo Británico, el de Ciencias Naturales, perderme por Holdborn y reencontrarme con ella de nuevo, pasear por el Támesis, cruzar el Tower Bridge, ver el Parlamento, el palacio de Buckingham, Trafalgar Square y sus leones, Picadilly Circus y la noche de borrachera inesperada con los músicos callejeros, Fulham y su "al final de la calle" interminable, el barrio del Soho donde siempre volvíamos como guiadas por un extraño radar y las bicicletas con las que nos recorrimos todo Londres, el cementerio de Highgate que resultó un lugar del que enamorarse... pero de entre todas las variables y lugares destaca, cómo no, Candem. Candem que me obligó a hacerle mil y una fotografía, que quería verlo de día y de noche y perderme entre los puestos y los patos del río. Que no me cansaba de pasar por los mismos sitios porque siempre veía algo nuevo y diferente.

No quiero contaros lo que cualquier otro puede haber hecho ya. Mi Londres fue especial, porque la tuve a ella. La tuve ese al tiempo y a la distancia y todo el pasado que arrastramos juntas que hace que sean todavía más grandes los días que hemos pasado juntas. El vernos y ver cómo habíamos cambiado. El quedarme sin palabras al descubrir en qué clase de mujer se había convertido. Luchadora, carismática, dulce y guerrera al mismo tiempo, preocupada, curiosa, orgullosa, fuerte, ¡tan fuerte! sincera y transparente, con el impulso de mil tornados y la promesa de mil lugares secretos bailando en la picardía de sus ojos. Me di cuenta de cuánto la había echado de menos. Y eso lo hizo todo... Especial de un modo que no habíais visto antes.

He intentado plasmar todo lo que no puedo decir con palabras en fotografías. Londres y ella me inspiraron. Cada rincón, cada lugar, cada detalle. Todos ellos me llamaban y me susurraban para que los trajese conmigo pero dado que no pude... Estos han sido los elegidos. Entre estas fotografías está mi historia, toda expuesta a la luz de quien quiera leerla. No os la cuento, os la susurro con todo el amor que he sentido estos siete días.

Así que sin más; disfrutadlo.

Ah, una cosa más... Gracias, Sara. Te quiero.

with love, D.


























































































































































Comentarios

¿quieres enterarte de cuándo publico una nueva entrada?

Profile Photo

desiree verlangen

Profile Bio

¡Hola! Soy Desirée y este es mi blog.
Soy una madrileña viviendo en el Mediterráneo, creadora de contenido y beauty lover. Me centro en skincare y maquillaje porque sentirse bien con una misma es el paso más importante para disfrutar de la vida.

Instagram