desiree verlangen

a lifestyle, skincare, photography, techology and videogames blog

Instagram Photos

Novelas físicas de Abril



¿Habéis escuchado eso de el que avisa no es traidor? Pues si, hoy voy con las novelas que he leído en Abril que, no temáis, no han sido tantas como en los post anteriores lo cual es bueno porque así puedo contaros un poco más qué me han parecido sin que os de un ictus cerebral. 

Empezaré con uno que me sorprendió mucho aunque la sensación que me dejó en el cuerpo fue devastadora. Aparte de ser un regalo, fue una recomendación muy acertada. Se trata de El Túnel de Ernesto Sábato. Yo al autor no le conocía y resultó ser un escritor argentino con varios premios y un referente de la literatura contemporánea así que con esta carta de presentación ni lo dudé. El Túnel es una historia oscura, opresiva, desesperada y trágica donde las haya. Todo gira en torno a la obsesión, la soledad y los celos derivados de un amor enfermizo entre el protagonista, un pintor argentino y María, la única persona que, parece ser, llegó a comprender su arte. La necesidad derivada de este hecho lleva al protagonista a unas reflexiones profundas y brutales que francamente, te dejan los pelos de punta y el corazón encogido. Es una declaración en forma de historia sobre por qué mató a María. Qué situaciones le llevaron hasta ese punto y el no arrepentimiento de todo ello. No pretende expiarse, ni pedir perdón. Es la simple y descarnada historia de qué le llevó a quitar la vida de otra persona por la simple necesidad de que le entendamos. Y aunque os lo pinte tan catastrofista, es un libro que de verdad, MERECE la pena ser leído. Las reflexiones del autor sobre el tema te dejan la piel de gallina. Recomendadísimo, hacedme casito.


Por otro lado me recomendaron también leer a Hemingway y que lo hiciste con París era una fiesta. Tenía muy mucha curiosidad por este autor y cuando me lo propusieron acepté encantada y fui corriendo a hacerme con él. Este libro no es una novela sino una especie de biografía, mitad realista y mitad fantástica de la vida de Hemingway en el París de los años 20. Rodeado de otros escritores como Ezra o Fitgerald nos narra sus aventuras por los cafés de París describiéndonos como era su vida y la de todos ellos de forma íntima y personal. Tuve que vencer el primer rechazo que tuve con la forma de escribir de Hemingway. Es un autor que deshecha el adjetivo por encima de todas las cosas y que construye frases cortas en apariencia frías con multitud de "y" que me hacían ponerme muy nerviosa. Pero en cuanto me acostumbré, tengo que decir que empecé a valorarle. Ha sido muy criticado precisamente por esto, por la forma de escribir tan... desnuda que tiene. Y con desnuda me refiero a que carece de cualquier tipo de decoración, recurso literario o comparaciones poéticas... Todo a lo que estamos acostumbrados en las novelas. Es como un choque, nunca me había encontrado nada igual y mi mente tuvo que hacerle hueco pero cuando lo hizo, mereció muchísimo la pena. No diré que es de mis libros favoritos pero sí que fue tremendamente interesante, que tiene unas  ideas increíbles (como la de que todo lo que omitas en la historia, el lector lo intuirá y le dará nueva fuerza narrativa) y de una sencillez y humanidad pasmosa. Es un punto maravilloso para empezar a leer al autor, queda dicho.


Y de los tres libros físicos que me leí en Abril, termino con Los seres que me llenan de Mikel Izal. Este libro es fruto de mi reciente obsesión, tengo que confesarlo. No sé si ya os irá sonando el nombre del autor a algo más y si. Es que es el cantante y escritor del grupo madrileño IZAL del que llevo profundamente enamorada todo este mes. Los descubrí y no pude soltarlos más. Y cuando vi que Mikel publicaba un libro no lo dudé un segundo y es que tenía que leerlo. Es un libro de relatos en el que ya nos va avisando él, está poblado de monstruos que viven en su cabeza pero después de haberlo leído tengo que decir que viven en su cabeza y en todas las nuestras. Así de sencillo. A pesar de lo corto que son sus cuentos encierran reflexiones que apelan a la naturaleza oscura del ser humano y a problemas que todos nosotros nos enfrentamos día a día, queramos reconocerlos o no. Y es precisamente por esto que se entiende tan bien el libro. Para ser el primero que escribía creo que ha estado muy acertado al alejarse de toda pretensión, de ceñirse al deseo de explicar qué es lo que le ronda por la cabeza con una forma de escribir natural y cercana.
 Nos habla de temas como que si podemos mejorar nuestro alrededor sacrificando nuestro propio bienestar, no lo haremos. Nos habla de la idealización de las cosas, de vivir nuestra vida a través de la de otros, de la búsqueda desesperada del ser humano por darle sentido a nuestra existencia, de rupturas, de que necesitamos desgracias ajenas para valorar lo que tenemos, o lo que somos.
En general, un circo de situaciones que nos llevan a pensar en lo peor del ser humano como reflexión. Y a pesar de que es un libro genial, me ha dejado con una sensación agridulce en el cuerpo. Precisamente por esto. Estoy tan enamorada de la letra de sus canciones que quizá me esperase historias como esas y, bueno, después de contaros de que va creo que os habréis dado cuenta que no, que muy alejada de la realidad estaba yo. Quizá por esa idea me decepcionó un poco. No obstante es algo muy subjetivo mío y si tengo que recomendarlo diría "si, por supuesto". Además está ilustrado por David de las Heras.


Y para no saturaros en el próximo os cuento sobre las que leí en el kidle que, basicamente, son La Sombra del Viento y Fundación de Isaac Asimov.

With love,
Desirée.

Comentarios